Democracia y desarrollo humano

El lanzamiento virtual de la Iniciativa conjunta (PNUD e Idea Internacional) para el Fortalecimiento de la Gobernanza en América Latina y el Caribe fue transmitido por el canal de PNUD en Youtube el pasado 23 de mayo. En esta transmisión expusieron varios expertos en la temática con la finalidad de contribuir a la comprensión de la heterogeneidad de los procesos de construcción y consolidación de la democracia y del desarrollo humano. Además, se mencionaron recomendaciones de políticas públicas para los desafíos encontrados.

En esta oportunidad, me quiero centrar en lo expresado por Gabriela Agosto, Directora Académica del Diplomado de Políticas Públicas de la Universidad Tecnológica Nacional de Argentina, en relación con las democracias de la región que, en su opinión, “no está en juego el sistema democrático, sino la práctica de este sistema”. Pero también menciona que la discusión sobre el tema ya tiene 30 años. Además, comenta las carencias identificadas y plasmadas en el documento base del debate, entre las que se encuentran: la polarización política; el aumento de los conflictos sociales y; la irresolución entre las necesidades y expectativas de la población.

Por otra parte, ante la pregunta sobre ¿Cómo puede la gobernanza mejorar los estándares de desarrollo económico y humano en la región, por una parte, y el estado de derecho y la construcción democrática en la región, por otra parte? respondió:

Yo creo que la demanda de nuestras democracias es de más políticas, de más participación. El tema es ¿cómo estos canales de participación son efectivos? Yo creo en los Comités económicos y sociales y los Consejos. Creo en las instancias de democracia directa; pero el debilitamiento de las instituciones democráticas se vincula con la eficacia de esos sistemas. Entonces yo no tendría miedo a más y mejor participación, lo que sí sería muy crítica y muy consciente de cuáles son los resultados de esos mecanismos de participación porque lo que sí nos puede pasar es que abramos canales de participación y tengamos mayor degradación y mayor vaciamiento de la participación.”

En cuánto a la gobernanza democrática efectiva y cómo impacta en el desarrollo económico y humano, Gabriela Agosto considera que el camino es atendiendo a la Agenda 2030 y el desarrollo sostenible, entendiendo este último como: “… un desarrollo integral con la dinámica económica, social y ambiental, pero también, un desarrollo en un marco de instituciones sólidas. No se puede pensar el desarrollo sostenible si no se plantea en un marco de instituciones sólidas, tanto privadas como públicas, que rindan cuentas.

En cuanto al rol de los ciudadanos, propone la promoción de la participación de la ciudadanía en términos de monitoreo, evaluación y seguimiento de los planes de Gobierno.

Por otra parte, considera que la división de poderes es la encargada de la convivencia social y, que los desafíos institucionales que plantea la Agenda 2030 precisan de forma incisiva de la ecuanimidad entre los poderes. Aquí me quiero detener en la apreciación de Agosto en cuanto a que la Agenda 2030 apela fuertemente al Poder Ejecutivo pero, ella destaca también, el rol fundamental del Poder Legislativo y Judicial. El primero, “como garante de una legislación que se adecúe a las dinámicas de desarrollo sostenible; como órgano de control de poderes y también como asignador de los medios de implementación o ampliación de un desarrollo sostenible (el presupuesto)”. Por último, el Poder Judicial en términos de: equilibrio entre poderes; acceso a la justicia y; disminución de los niveles de impunidad. Esto es algo que la Directora afirma es un reclamo de la ciudadanía y; de no ser tenido en cuenta, no puede hablarse de desarrollo sostenible; menos aún de definir estándares de desarrollo económico y humano.

Para terminar, mencionó que el fortalecimiento de la democracia y un estado de Derecho depende de la capacidad y efectividad de los gobiernos en el desarrollo del capital humano, construído, natural y social (que se relaciona con las expectativas de la reciprocidad y los valores democráticos). Y, en cuánto a los medios de comunicación, expresó que “… con el uso de nuevas tecnologías, son reproductores y productores de valores que construyen nuestra convivencia democrática.” A lo que yo me pregunto: ¿Cuáles son los valores que los medios de comunicación están produciendo y reproduciendo para una real convivencia democrática? ¿Qué rol juegan en el aumento de los conflictos sociales y la polarización política? Y, ¿Cómo los medios de comunicación pueden aportar en estrechar la brecha entre las necesidades y expectativas de la población y la realidad?

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Ojo con apurarse

«Los que dieron manija, que se acuerden que dieron manija, nada más, ni nada menos. Y además