Sobre el caso Insaurralde

Resulta que tanto en Argentina como aquí en Uruguay, los sistemas judiciales están en alerta por toda la secuencia de hechos e investigaciones que se dispararon a raíz de unos simples posteos en redes sociales por parte de la pareja de Martín Insaurralde en el viaje a Marbella, Sofía Clerici.

Tampoco nos engañemos, si tales publicaciones no hubieran existido, nada hubiera pasado

Es que la duda automática que surge, recae sobre todo lo que no sabemos sobre quienes no imaginamos, por encima de las situaciones que salen públicamente.

De aquel lado del charco, la última declaración jurada de Martín Insaurralde, según informa La Nación, asciende a menos de U$S 50.000 y su salario como Jefe de Gabinete de Ministros del gobierno bonaerense es de aproximadamente U$S5.500 al dólar oficial, algo que por supuesto, no tendría mucha relación con el aparente estilo de vida mostrado.

Si miramos las declaraciones juradas de los candidatos a la presidencia del país vecino y tomando como referencia el dólar oficial al 31 de diciembre de 2022, Juan Schiaretti declaró un patrimonio de U$S 454.092, Patricia Bullrich de U$S 133.593, Javier Milei de U$S 126.353, , Sergio Massa de U$S 105.994 y Miriam Bregman de U$S 2.285. Si tuvieran que hacerse cargo patrimonialmente por sus errores gestionando los dineros públicos, son todos insolventes.

Casi en simultaneo, en nuestro país, la JUTEP intimó al senador Juan Sartori a presentar la declaración jurada patrimonial de su esposa, Yekaterina Rybolóvleva, la cual había sido omitida por parte del senador al momento de la realización de la declaración jurada propia.

Al final, uno no termina de comprender si en resumidas cuentas la presentación de las declaraciones juradas tienen alguna validez por el simple hecho de que no se esté reflejando la realidad del asunto, y no por un hecho de que el patrimonio que esté a nombre del declarante sea omitido, sino que el patrimonio generado por el declarante no este legalmente bajo su propiedad.

¿será que por estos lados del mundo, estamos acostumbrados al manejo espureo de los dineros públicos, pero nos molesta que nos lo muestren? Porque, volviendo al tema Insaurralde, un yate de cuyo arrendamiento es de algunos miles de euros por día, mas costosos accesorios y joyas que no condicen con su patrimonio, cayó bastante mal, y con razón, en un país con los problemas de todo tipo que tiene. Tampoco podemos pensar que esta situación es nueva ni única, pasa y pasó allá y acá. Los límites los ponemos nosotros como sociedad, si no logramos ponernos de acuerdo en eso, estamos perdidos.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

El ambiente democrático

El Test de los expresidentes, una excelente columna publicada por El Observador que lleva la firma

Actualidad

Sistemas de construcción alternativos

Leyendo la noticia titulada “El material “excelente” para construir viviendas al que “somos adictos” y es