Aladi promueve la formación diplomática, clave para el futuro de la integración en Latinoamérica

Puerto Iguazú (Argentina), 4 jul (EFE).- La formación de los cuerpos diplomáticos en asuntos de comercio, con acento en las pymes y la agenda digital, es clave para el futuro del proceso de integración latinoamericana, aseguró a EFE el secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), el uruguayo Sergio Abreu.

En el marco de la cumbre semestral del Mercosur, que se celebra en la ciudad argentina de Puerto Iguazú, Abreu y el canciller argentino, Santiago Cafiero, firmaron este lunes un memorándum de entendimiento entre la Secretaría General de la Aladi y el Instituto del Servicio Exterior de la Nación Argentina (ISEN), donde se forman los futuros diplomáticos argentinos.

El objetivo de este acuerdo es formar jóvenes cuadros diplomáticos en temas específicos del proceso de integración subregional, regional y hemisférica.

«La profesionalidad a nivel de ministerios de Relaciones Exteriores es muy importante. Y esto permite a quienes representan a los países trabajar en forma actualizada sobre las negociaciones comerciales y todos los temas nuevos, como el de la agenda digital», destacó Abreu en una entrevista con EFE.

La Aladi ya colabora con otros centros de formación diplomática de la región, un modo concreto de promover una vocación por la integración que no quede sólo en expresiones de buenos deseos sino que se plasme en acciones y mecanismos facilitadores del comercio y la producción regional.

«La formación es clave. Hay un discurso de compromiso por la integración, pero un camión puede hoy tardar dos o tres días en pasar una frontera en el Mercosur. El problema es burocrático. Y las burocracias no pueden ser un obstáculo a la voluntad política, ni la voluntad política puede quedar exclusivamente en declaraciones», afirmó Abreu, secretario general de Aladi desde septiembre de 2020.

IMPACTO DE LA CRISIS

La formación como estrategia para fortalecer la integración cobra aún más relevancia en tiempos de crisis como el actual, donde existe la tentación del abroquelamiento, en vez de buscar alternativas superadoras.

La crisis derivada de la pandemia y la guerra en Ucrania ha tenido un fuerte impacto en Latinoamérica, con una tasa de pobreza en 2022 del 27 %, un índice de desempleo del 7 % con alto porcentaje de informalidad (50 %) y una tasa de inflación promedio del 8 % que empeora las condiciones de seguridad alimentaria de la población.

Este escenario, además, ha ahondado las brechas existentes en la región, en materia productiva, digital y social.

«En este continente, que es el más desigual del planeta, las más vulnerables son las micro, pequeñas y medianas empresas, esos empresarios que quedaron en el camino con esta crisis y que necesitan capacitarse, producir y tener conectividad digital», afirmó Abreu, quien fuera canciller de Uruguay entre 1993 y 1995.

Para impulsar la integración de modos concretos, Aladi trabaja en tres ejes estratégicos: la promoción del comercio y de la tecnología -dando acceso a las empresas a herramientas digitales, por ejemplo-, la convergencia en mecanismos digitales y en la regulación en el sector agroalimentario, de infraestructura y logística para agilizar el comercio.

MÁS COMERCIO

Para el también exsenador uruguayo, un aspecto clave es profundizar el comercio intrarregional, cuyo grado es aún muy bajo (12 % en el área de Aladi) respecto a otras zonas (63 % en Europa y 52 % en Asia).

Además, Abreu, quien también se desempeñó como ministro de Industria, Energía y Minería de Uruguay entre 2000 y 2002, aboga por la inscripción en ALADI, como depositaria de los acuerdos comerciales de la región, por la inscripción de muchos protocolos aprobados por el Mercosur, por ejemplo, en materia comercio electrónico, firma digital y ‘roaming’.

«Cuando el Mercosur inscribe estos acuerdos, se ponen a disposición de otros países de la región. Y los otros países negocian y se va facilitando», señaló Abreu.

También resaltó la importancia de que el Mercosur, bloque fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, cierre finalmente un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), bajo negociación hace ya casi un cuarto de siglo.

«Es un acuerdo que tiene la esclerosis de la modernidad. Pero creo que debe avanzarse porque el Mercosur es el único bloque que no tiene un acuerdo sustancial con grandes países. Hay que hacer el esfuerzo porque hoy el peligro de la irrelevancia en materia comercial debe preocuparnos a todos», consideró.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Una constante disonante

Esta semana el diario El País resumía con la firma de Hernán Zorrilla, declaraciones de Fernando

Política

Recapacitando

«He estado tiempo muy enfadado con el siglo XXI porque veía que todo lo que pasaba, de Trump

Política

A ver cómo envejecen

Estoy convencido que mucho de lo dicho y escrito estos días va a envejecer mal. Sin