Astesiano y las alarmas que no sonaron

La noticia de la semana sin duda fue la detención del jefe de custodia del Presidente Lacalle Pou por participar en un grupo delictivo que manipulaba partidas de nacimiento para poder otorgarle pasaportes uruguayos a ciudadanos rusos. A partir de allí se comenzaron a conocer varios hechos bochornosos que a un ciudadano de a pie, como quien suscribe, le generan desde vergüenza ajena a indignación.

El primero de los hechos bochornosos, es que el jefe de custodia en cuestión, Alejandro Astesiano, aparentemente participaba de la maniobra ilícita desde la Torre Ejecutiva, es decir, desde la mismísima sede del Poder Ejecutivo. El segundo de los hechos bochornosos sucedió luego de la conferencia de prensa del lunes 26 de septiembre en la cual Lacalle Pou manifestó que el detenido no tiene antecedentes penales y reafirmó la presunción de inocencia. El problema surgió cuando salieron a la luz 35 anotaciones desde el año 2002 entre las que destacan por hurto, apropiación indebida, estafa, aprovechamiento de la falsificación, y los procesamientos sin prisión por delito de estafa, y con prisión por el delito continuado de estafa. El Ministerio del Interior en un comunicado del día 28 de septiembre, menciona que en los años 2020 y 2021 el Presidente de la República fue informado que Alejandro Astesiano carecía de antecedentes y que “sorpresivamente” en la ficha actual aparece una causa penal del año 2013.

El agravante de la situación es que en el año 2019, el director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado, Álvaro Garcé, advirtió a Lacalle Pou sobre el historial de anotaciones de Astesiano pero no de los antecedentes penales porque no se encontraban en la ficha del involucrado. Entonces, ¿Por qué razón no se encontraba la información completa?. Lacalle Pou con la información solamente de las anotaciones policiales, decidió continuar adelante con Astesiano en su equipo aún no siendo informado sobre los antecedentes. ¿no genera algún tipo de recelo contratar a una persona para nada mas ni nada menos que su custodia, a alguien con tantas anotaciones policiales?

Debieron saltar varias alarmas antes, la información no aparece y desaparece de la nada. La situación termina afectando no solo a la credibilidad del Presidente sino que, curiosamente, fortalece y menoscaba al mismo tiempo, la credibilidad del sistema jurídico.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Argentina ya cambió

Lo electoral sigue siendo un misterio después de unas primarias que dejaron más dudas que certezas.

Actualidad

No importa de que lado estés

Todos somos distintos. Mal que les pese a algunos, esa es la realidad. Pensamos distinto, actuamos