Cuidado con desubicarse

El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, acompañó al expresidente José (Pepe) Mujica a Brasil, para alentar a Luis Ignacio Lula da Silva en el ballotage del domingo 30 de octubre, que convirtió por un estrecho margen a Lula en presidente electo del país limítrofe.

Con esta acción, Mujica dio claramente la bendición definitiva a su nuevo delfín, para que inicie su postulación primero como candidato a la presidencia por el MPP y  luego representando al Frente Amplio, de cara al 2024.

Fue además su presentación formal al Foro de San Pablo. Orsi volvió consagrado y hablando de la gran nación Latinoamericana y su visibilidad en el mundo. Tiene mucha prensa y ya se imagina presidente.

Desconociendo completamente la realidad política de un Brasil que ha madurado mucho en los últimos años, tanto Mujica como Orsi insistieron en adjudicar a la elección realizada una condición particular de disputa entre la libertad y el totalitarismo.

Nada más lejos de la realidad de ese gran país y nada más adecuado para generar divisiones, grietas y rispideces.

La personalidad claramente discutible de Jair Bolsonaro buscando la reelección, pudo haber sido muy favorable al triunfo de Lula da Silva. Su estilo contestatario y agresivo, su indisimulada prepotencia y un estilo político que pretende imponer antes que explicar o consultar, no constituyen una imagen adecuada de las transformaciones positivas e integradoras que, bajo su mandato, ha logrado Brasil en los últimos años.

Es por eso que, cuando Mujica habla de partidos con vocación democrática enfrentados al autoritarismo y Yamandú Orsi evoca sus palabras agregando que lo de Brasil “lo hizo acordar mucho a la salida de la dictadura en Uruguay”, ambos demuestran que están de acuerdo para intentar crear esa imagen.

Con nostalgia del pasado, opinan desde sus propios intereses político-partidarios, interfiriendo de paso en asuntos internos de otro país. Demuestran así un fanatismo ideológico de igual o peor calibre que el que atribuyen a Bolsonaro.

Lula y Mujica se conocen desde hace años, comparten una inocultable amistad y es natural que al Pepe lo ponga feliz el triunfo electoral de su amigo. Hasta allí todo muy sano y natural.

Pero retornar al país ofreciéndose como intermediarios para mejorar las relaciones entre naciones y opinar con una parcialidad desconcertante sobre temas que no les conciernen y de los cuales ignoran explícitamente la mitad de la historia, no parece ser la mejor manera de aprovechar el momento para la búsqueda de reencuentros, instancias de diálogo y armonía.

Lula ganó la elección y el sistema electoral de Brasil funcionó perfectamente. Pero en Uruguay no necesitábamos que llegaran Mujica y Orsi para contarnos qué cosa había ocurrido y cuál era el diagnóstico de la elección brasilera. Estamos en un mundo donde quien quiere se informa y eso es muy sano.

Ciertamente hay una nueva Latinoamérica en gestación y nadie tiene muy claro cuál será su rumbo. Pero, aunque en la mente de algunos se insista en volver a modelos superados y perimidos a partir de mayorías alcanzadas a costa de pobreza y frustración, solo un desarrollo y crecimiento auténticos darán fundamento y solidez a cualquier proyecto que se pretenda aplicar y sostener en el tiempo.

El Brasil que le toca ahora gobernar a Lula, no es más el que le tocó gobernar antes; y Lula lo sabe. Esas mayorías que hoy lo hicieron nuevamente presidente, no admiten más ni demagogia ni populismos y curiosamente, ya no son de derecha ni de izquierda.

Todos queremos que a Brasil le vaya bien.

Una cosa es evocar el pasado y otra muy distinta pretender volver a él.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

El natural transitar del péndulo

El diario La Nación de Buenos Aires, publicó esta semana declaraciones del expresidente uruguayo José (Pepe)