La sabana corta del gobierno rumbo a las elecciones

Falta poco más de año y medio para las elecciones nacionales en nuestro país y ya comienzan a salir a la luz algunos problemas entre diversos políticos y potenciales candidatos

En particular hablando de la coalición de gobierno, y si sus intenciones es seguir funcionando como tal, parecería ser que, por naturaleza, el candidato principal debería surgir del Partido Nacional, ya que con los problemas de gestión que tuvo el Partido Colorado, los desacuerdos que existen entre el gobierno y Cabildo Abierto, y la escasa convocatoria que tiene el Partido Independiente, no quedan muchas opciones.

Su figura más representativa, preparada y carismática al día de hoy, el Presidente Lacalle Pou, lógicamente no podrá participar de la contienda electoral, ahora bien, después de él, ¿Quién?

La situación se torna mas complicada para la coalición de gobierno cuando a continuación de las elecciones nacionales, se aproximen las elecciones departamentales y municipales del año 2025 donde pareciera que, en particular en Montevideo, no le encuentran solución a poder sobreponerse electoralmente al Frente Amplio que lleva mas de 30 años en el gobierno municipal ininterrumpidamente.

En las últimas elecciones departamentales probaron con distintas formulas y ninguna resultó

En el año 2010 participaron dos candidatos del Partido Nacional (Javier de Haedo y Analía Piñeyrua), y dos del Partido Colorado (Ney Castillo y José Villar), el resultado es conocido y la vencedora resulto ser Ana Olivera como candidata única del Frente Amplio

En el año 2015 cambiaron la estrategia y fueron bajo el lema de partido único (Partido de la Concertación) y los candidatos fueron Álvaro Garcé (representante del Partido Nacional), Edgardo Novick (participante sin afiliación política partidaria), y Ricardo Rachetti (representante del Partido Colorado). Daniel Martínez resultó vencedor siendo el mas votado dentro de Frente Amplio que fue el partido con más votos.

En las últimas elecciones del 2020, volvieron a cambiar de estrategia y se volcaron por una única candidata (Laura Raffo) bajo un único partido (Coalición Republicana). Por su parte el Frente Amplio participó con 3 candidatos (Carolina Cosse, Álvaro Villar y Daniel Martínez) resultando Cosse como la vencedora y con un Frente Amplio que superó el 50% de los votos.

¿Dónde converge el problema de ambos frentes?

Que, por el momento, las esperanzas de la Coalición Republicana de ser nuevamente presidenciable y llegar al gobierno departamental de Montevideo recaen sobre una sola persona que es Laura Raffo.

Las aspiraciones de Raffo dentro de la política traspasaron el límite departamental y su intención es dedicarse a la política nacional, para lo cual está armando una agrupación con la cual recorrerá todo el país en los próximos meses, según declaró a El Observador.

Por su parte, el senador Jorge Gandini criticó las aspiraciones de Raffo ya que desmantela la estrategia del partido de cara a las elecciones departamentales y agregó que “el partido generó recursos para que Raffo tuviera dedicación completa, se le dio oficinas, una fundación que la respalda. Es presidenta de la Departamental, todos pensando en ese camino. Ella optó por otro camino, ahora volvemos a fojas 0. Nos miramos y decimos ‘¿ahora a quién ponemos?’. Es un retroceso”

Al día de hoy, para la coalición de gobierno, la sabana es corta y donde cubran uno de los frentes, desprotegen el otro. Si además le sumamos las polémicas en la gestión que tuvo el gobierno, el desgaste natural, la caída en la popularidad, la baja de figuras que alcanzaron cierta popularidad durante el período de la pandemia, como Ernesto Talvi, y el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas cuya renuncia será en las próximas horas, las opciones se van reduciendo.

Por último, para tener aspiraciones reales, deberán ser cuidadosos con los candidatos elegidos. Recordemos que en las últimas elecciones nacionales, la fórmula Lacalle Pou-Argimón fue presidenciable por menos de 40 mil votos de diferencia sobre la formula Martínez-Villar. El margen de error es muy pequeño y deberán tener una fórmula mejor que la anterior para competir, algo que por el momento no se ve.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Más allá de las encuestas

Con la coordinación del economista Agustín Iturralde, ex director del Centro de Estudios para el Desarrollo