Entre lo “no ilegal” y lo incorrecto

La exministra de vivienda, Irene Moreira, renunció a su cargo, a pedido del presidente Lacalle Pou, por la adjudicación directa de una vivienda sin sorteo a una militante de Cabildo.

Desde que salió a la luz la situación, entre idas y vueltas, se dieron algunas situaciones pintorescas.

El senador de Cabildo Abierto, Guillermo Domenech, fue directamente contra Lacalle Pou por considerar que el pedido de renuncia a Moreira, era un ataque directo a su partido, y el diputado Álvaro Perrone, declaró que se trataba de una persecución a los militantes de Cabildo Abierto.

Hemos visto varias veces esta postura de basarse en el desvío de la atención para lograr deslindarse de la responsabilidad, a cambio de posicionarse desde un lugar donde en realidad, lejos de ser responsables, son víctimas de una situación externa, arbitraria e injusta en su contra. No admite mucho análisis, ante los hechos, hay que hacerse responsable y punto.

Por otro lado, Cabildo Abierto defendió el proceder de Moreira por considerarlo que se encontraba dentro del marco de la ley, y que además como era un procedimiento que se venía haciendo desde gobiernos anteriores, entonces no suponía ningún problema. Paralelamente, el Ministerio de Vivienda no encuentra la norma que habilita legalmente el proceder de Moreira, y la propia exministra se defiende argumentando que “lo que no está prohibido, está permitido”.

Primero, la argumentación de Cabildo Abierto supone una subestimación enorme al electorado y una desvalorización al cargo público que ocupa, en este caso Moreira, por entender que todo está bien porque “siempre se hizo así”, viejo truco de la política. La raíz del argumento, además de ser referencial a una falacia lógica de apelar a la tradición, implica un desvío del “deber ser” y de toda postura moral, mas aun teniendo en cuenta el lugar donde la sociedad la posicionó. La exministra argumenta su accionar como “no ilegal”, pero en el medio está tratando de forma desigual a todos aquellos que en buena fe y cumpliendo con las disposiciones del MVOTMA, quieren acceder a una vivienda legítimamente. ¿Puede no ser ilegal y ser incorrecto? Totalmente.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Otro decreto autoritario

Hace exactamente un año, bajo el título de Un decreto autoritario, publicábamos una columna de opinión

Actualidad

Caminando hacia el anonimato

A medida que transcurren los años y se logra cierta madurez se comprende la relevancia de