A la altura de las circunstancias

Imagínese que en el ámbito donde usted participa, le solicitan que realice una presentación sobre el tema o el proyecto que le haya sido asignado, usted de una forma natural, va a tratar de plasmar en esa presentación la información correcta, de forma concreta y dispuesta para que el espectador pueda leer y entender, y partamos de la base que si el espectador no puede realizar ninguna de ellas de manera satisfactoria, usted está en un problema, directamente porque en esa presentación que está realizando, el responsable del entendimiento correcto es usted.

Ahora imagínese que dicha presentación la va a tener que realizar frente a nada mas ni nada menos que el Parlamento Uruguayo. Y aunque tanto usted como yo pensemos que en dicha exposición nada se puede dejar librado al azar y tiene que estar a la altura de sus espectadores, en la realidad, no parece ser tan así.

El pasado 10 de Mayo el Presidente de ASSE, Leonardo Cipriani, compareció ante la Cámara de Diputados, a solicitud de la bancada de la oposición con el objetivo de obtener respuestas del primero en referencia a varios asuntos de la institución que preside. La situación que llamó la atención, fue que la información brindada a los legisladores se realizó en formato papel A4 y de forma ilegible, y el mismo Cipriani admitió en ese momento que la documentación presentada tenía ese problema.

Mas difícil de asimilar es la respuesta de ASSE, que aduce que se había realizado una planilla electrónica, que la misma, por lógica, no cabe en una hoja A4 y que se le había pedido a la diputada convocante, Lucía Etcheverry, que les haga llegar un pendrive o les enviara un mail.

Aclaremos que ésta noticia no quedó atrapada en la década de los ‘80s, vivimos en la era de la tecnología donde inclusive, los pendrives, están en franca retirada y tenemos múltiples vías de acceso a información en la nube incluyendo planillas electrónicas. Las respuestas de ASSE no tienen asidero en el año 2022.

Es una falta de respeto, que un organismo que debe rendir cuentas a los representantes de la ciudadanía, y por extensión, a éstos últimos directamente, caiga en prácticas tan absurdas e infantiles, generando la suspicacia de que en realidad no tenían la intención de que la información sea recibida por los interpelantes.

Vamos un paso más allá y nos preguntamos ¿Cómo puede suceder que un organismo público que debe rendir cuentas al Parlamento, presente su respuesta de esa manera y lo argumente de forma tan nefasta, sin sentir ningún tipo de vergüenza?

Es que está a la altura de las circunstancias.

Solamente piense si a usted le sucede lo mismo, entrega el mismo tipo de información de forma ilegible y presenta los mismos argumentos que ASSE, pero lo hace frente a su jefe en su trabajo, a su profesor en el ámbito liceal o universitario, frente a un Banco solicitando financiamiento, frente a un proveedor muy importante para su empresa, o frente a un importante inversor dispuesto a capitalizar su empresa sea del tamaño que sea. No se lo tengo ni que preguntar porque ya sabe que va a suceder, sabe que le va a ir mal. ¿y que sucede con ASSE ante la exposición en el Parlamento? Nada.

Y para entender también el por qué se está a la altura de las circunstancias, veamos por contraposición, la respuesta de los miembros interpelantes.

La Bancada de Diputados en un comunicado dirigido al propio Leonardo Cipriani le hizo llegar seis pendrives “para futuras ocasiones en que deba enviarse, a cualquier bancada, información en formato digital” y lo mas bizarro es que el Diputado Gustavo Olmos lo comunicó por Twitter junto con la foto de los seis dispositivos haciendo alarde en dicha red social que “la Bancada del Frente Amplio, aportando soluciones, hoy entregó 6”.

Aclaremos varias cosas, no es ningún factor diferencial que un legislador aporte soluciones, sencillamente porque es lo esperable que haga, las soluciones que debe aportar deben ser con la mira en sus representados, y si una persona sea física o jurídica no cumple con un estándar para dar respuesta a un pedido de informes del Parlamento, esa persona tiene que ser sancionada por acción insuficiente o por omisión, a lo que la ciudadanía a través de sus representantes, solicita.

Si la Bancada de Diputados del Frente Amplio entiende que la entrega de pendrives aporta una solución digna de comunicarla públicamente, estamos en un problema de escala, porque es tan insignificante esa solución, que debería quedar perdida entre todas las otras soluciones de todos los temas del país.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

La hipocresía como bandera política

“Asamblea Uruguay resolvió desmarcarse de su dirigente, Sebastián Hagobian”. Con ese titular informaba ayer el diario