África-Uruguay: Intercambio cultural y Emprendimiento social

En esta oportunidad, me gustaría acercarles una historia muy inspiradora, de coraje y compromiso social. Es el caso de Blanche Kambou de 38 años, que nació en Burkina Faso (África) y llegó a Uruguay porque estando en Cuba, estudiando por una beca que ganó al año de ingresar en la licenciatura en economía en la Universidad en Uagadugu, la capital de su país, conoció a un uruguayo, se enamoró, y decidió venir a vivir acá.

Tuvo varias experiencias negativas con su familia política y en el lugar dónde fueron a residir (Rivera), luego de que naciera su primera hija. El contexto hostil hizo que dejara de lado costumbres propias de su identidad cultural, cómo por ejemplo, la forma de vestirse y de expresarse, pero según sus palabras: “Al final ni les agradé ni fui yo misma” (Para conocer más de su historia, haga click aquí).

En dónde quiero enfocarme ahora, es en la capacidad de resiliencia de Blanche para transformar su vida, la de sus hijos, nuestro país y el país dónde nació y vivió hasta sus 23 años. En 2016 se mudó a Montevideo con sus dos hijas (una de ellas aún en su vientre). Comenzó a trabajar como asistente de contabilidad y trató de conciliar el cuidado de las niñas, con las tareas del hogar y el trabajo. Un gran desafío, que quienes somos mamás entendemos perfectamente, que incluso se hace aún mayor cuándo se está sola, luchando contra viento y marea. Cómo vió que esta dificultad la padecían muchas otras personas, se le ocurrió crear un emprendimiento que ayudara principalmente a las “familias de la clase trabajadora” en la limpieza del hogar y cuidados puntuales.

Fue así como Manos Mágicas salió a la luz y a su vez, conecta con parte de su historia al contratar a personas migrantes que recién llegan a Uruguay. “Es una población con la cual me identifico, sé la necesidad y la importancia de tener un trabajo formal cuando migrás” mencionaba en la nota que le hizo el diario El País el 20/05/22. Por lo que, combatir la informalidad y promover el trabajo digno, forman parte de los objetivos primordiales de su emprendimiento. Hasta el momento de la entrevista, contaba con 11 empleados inscriptos en BPS y con cobertura del BSE, por lo que Manos Mágicas tiene un diferencial de gran valor, porque exime a sus clientes de las obligaciones laborales que se derivan de los servicios de limpieza y acompañantes que ofrece.

Pero su iniciativa social no se queda sólo en Uruguay, sino que también se extiende a su país natal, a través de Padrinos Internacionales donde actúa de nexo entre una escuela de Uagadugu y uruguayos que apoyan el proyecto con dinero para comprar útiles y pagar la matrícula escolar. Con esto, Blanche aporta su granito de arena en lograr un cambio en la sociedad que la vió nacer y crecer y, permite y promueve que Uruguay también lo haga.

En Burkina Faso, el 51% de los niños y adolescentes entre 5 y 17 años trabaja, según datos de Unicef, alcanzando una de las tasas de trabajo infantil más altas de todo África. En la nota ya mencionada, Blanche explica parte de esta realidad: “Las familias muchas veces necesitan que este niño trabaje para ayudar en la casa, entonces tenerlo en el banco de una escuela o gastar en útiles escolares, es una carga para ellos.” y para terminar, comenta que ella cree firmemente en que la educación libera, por lo que, termino este artículo expresando mis felicitaciones y admiración por Blanche Kambou quien pronto espero conocer, ya que además, está involucrada en la organización de las actividades que se llevarán a cabo por la celebración del Día de África este 25 de Mayo, que en Uruguay se conmemora por primera vez. Para conocer más sobre los talleres, muestras y conciertos que tendrán lugar la semana próxima visite el Instagram @comunidad_africana.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Los robots y la seguridad social

El proyecto de reforma de la Seguridad Social sigue generando polémicas, entre la implícita necesidad de

Política

¿Ser o aparentar ser liberal?

“Decirse liberal, es como apellidarse Pérez. Hay muchos, aunque no todos son iguales.” Con esta atinada