Educación moral y ética

El diario La Nación informó que una exposición del Papa Francisco de 2014 fue citada por el fiscal Diego Luciani en su alegato acusatorio en el juicio contra Cristina Kirchner, que se desarrolla en Buenos Aires en estos días. Su profundidad y vigencia en una Latinoamérica en permanente y revulsivo cambio invitan a la reflexión:

“La escandalosa concentración de la riqueza global es posible por la connivencia de responsables del ámbito público con los poderes fuertes. Cuando la situación personal del corrupto llega a ser complicada, él conoce todas las salidas para escapar de ello. El corrupto atraviesa la vida con los atajos del oportunismo, con el aire de quien dice no he sido yo y llega a interiorizar su máscara de hombre honesto en un proceso de sincronización. No puede aceptar la crítica, descalifica a quién lo hace, trata de inhibir la autoridad moral que pueda poner en tela de juicio, no valora a los demás y ataca con el insulto a quien piensa de modo diverso. Si las relaciones de fuerza lo permiten, el corrupto persigue a quien lo contradiga”.

Desde Libertad Responsable nos hacemos eco de estas palabras a la vez que recordamos la frase que Lord Acton acuñara en 1887:

“El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.”

De ahí la importancia de poner límites a los gobernantes con democracias auto controladas y ciudadanos bien educados ética y moralmente, capaces de opinar con discernimiento y de evitar con su voto la ocurrencia de situaciones como las señaladas por el pontífice.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

El debate necesario

En la actualidad, los editoriales del diario El País, el diario más importante del Uruguay poseedor

Actualidad

Una neutralidad incomprensible

Un hecho plagado de premeditación y atrocidades que debería ser condenado sin dobleces aún hoy continúa