El plan piloto de la Intendencia y la basura retornable

Según redacta El País, la Intendencia de Montevideo reveló el resultado del plan piloto que está llevando a cabo referido a la gestión de residuos, y específicamente al efecto generado en las plazas públicas, del retiro de las papeleras de las mismas.

En un estudio llevado a cabo por la Universidad Católica, una de las conclusiones a la que llegaron los investigadores es que “Los resultados indican un efecto robusto de la intervención en el número de residuos, que alcanza una reducción de aproximadamente el 43.5% de la cantidad de residuos del grupo de tratamiento respecto a la medida pre tratamiento. El efecto se observa tanto en residuos pequeños como en grandes. Además, disminuye drásticamente la concentración puntual de residuos en las plazas. La percepción de las personas respecto a infraestructura, áreas verdes, limpieza y estado general de las plazas permanece, en líneas generales, incambiada luego de la intervención. La excepción viene dada por un leve deterioro de las percepciones sobre la calidad de la infraestructura. Aunque este efecto es estadísticamente significativo solo al 10%”

Podríamos entender a simple vista, que el resultado está siendo positivo, pero hay un detalle y es de concepto.

La Intendencia considera que eliminando las papeleras de las plazas se reduce la basura, lo supieron demostrar empíricamente y está muy bien, pero la basura no desapareció ni la comunidad se transformó en ejemplo de conciencia por la limpieza de las plazas y ninguna de las condiciones “generadoras” de residuos cambiaron, sean económicas, educativas o culturales. La no existencia de papeleras lo que genera es la disuasión del que se disponía a tirar la basura en la papelera de la plaza, pero esa misma persona puede, en el mejor de los casos, llevarla hasta encontrar un lugar donde tirarla, o bien tirarla en cualquier otro lado que no sea una plaza.

Llevémoslo al extremo, redoblemos la apuesta y eliminemos todas las papeleras y contenedores de la ciudad. La basura no va a disminuir, sino que la variación se dará en la distribución de la disposición, y aplicándolo a este caso puntual, la basura se distribuye desde las plazas hacia otro lado, vaya a saber uno a donde.

La limpieza de la ciudad no va a tener una solución desde el punto de vista de la eliminación de las papeleras, o incluso, yendo al otro extremo, desde la multiplicación de las mismas, porque es un tema educativo y de incentivos.

Si como ciudadano tengo un incentivo a reducir, reciclar y tirar la basura en el lugar y la forma correcta, voy a estar mas proclive a hacerlo, si por el contrario además de no tener incentivo, me quitan las papeleras, el resultado va a ir de mal en peor.

La solución ya la desarrolló el mercado, no la Intendencia.

Supongamos que como sociedad estamos dispuestos a que continúe siendo la Intendencia el órgano responsable de la limpieza de la ciudad. La intendencia podría destinar el presupuesto que ya tiene asignado a la recolección, para financiar un sistema de basura retornable para que el ciudadano que lleve su basura a determinados lugares, obtenga un beneficio canjeable en dinero, como hoy mismo se realiza en el mercado con las botellas de plástico retornables. De esa manera el consumidor tiene incentivo a disponer de la basura correctamente, y la Intendencia se asegura que la misma vaya al lugar correcto. ¿Y los hurgadores? Podría ser perfectamente un mercado secundario donde, en lugar de hurgar para sacar lo que necesita y el resto tirarlo por cualquier lado, juntarlo todo y canjearlo por dinero. ¿Y si de todas maneras existiese basura desperdigada porque al hurgador o al vecino no le interesa? Siempre habrá alguien dispuesto a transformar a la basura en dinero.

¿Acaso en la ciudad se ven botellas de plástico retornables en la basura? Ninguna.

Por favor a las autoridades de la Intendencia de Montevideo, en lugar de pensar siempre desde la perspectiva restrictiva, controladora y enemiga del mercado, entiendan que, si en 30 años de gobierno municipal no lograron solucionar el problema, es porque el problema son ellos.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

El difícil ballotage en Argentina

Pasaron las elecciones generales en Argentina, y la sorpresa fue que el candidato más votado fue

Política

Meritocracia y libre elección

Una columna del economista Agustín Iturralde publicada esta semana en el diario El País que invitamos