La pobreza como bandera política

Uruguay recuperó la democracia en 1985.

Pasados 37 años de aquel momento de inflexión en la historia del país, hay cosas que se han mantenido hasta el presente como objetivos siempre señalados y nunca alcanzados.

En ese sentido, el tema de la pobreza ha tenido un papel preponderante.

La izquierda uruguaya, encauzó por décadas la atención de la opinión pública hacia ese terreno que cualquier persona con niveles básicos de sensibilidad comprende y quisiera solucionar.

Actuando como dueños de esas consignas, bastaba con que alguien amagara a tildar de demagogos o populistas a sus pregoneros, para que de inmediato comenzaran a encasillarlo como despreciable enemigo público con bullying garantizado por inhumano y antisocial.

Pero hete aquí que la izquierda llegó al gobierno municipal de Montevideo hace más de treinta años y fue por quince años gobierno nacional con mayorías absolutas en el parlamento. Marcaron pautas y legislaron a su antojo. Finalizado ese período en el que el tema de referencia estuvo a diario sobre la mesa, parece no haber habido cambios ni logros destacables y sostenibles cuando lo analizamos.

Se bajaron del gobierno y al otro día estaban de nuevo volviendo al tema, reclamando y olvidando que muchos necesitados habían sido creados o mantenidos así por su propia política y estilo de gobernar.

Seguían estando allí y seguían siendo pobres, pero, curiosamente, volvieron a ser parte central de la proclama política de una izquierda que, actuando ahora desde la oposición, carece de argumentos sólidos para justificar su total fracaso en el intento de erradicar de verdad esa condición de nuestra sociedad.

Mientras tanto, miles y miles de venezolanos expulsados de su país por el hambre, la inseguridad y la falta de esperanzas, han llegado al Uruguay. Los vemos a diario adaptarse e incorporarse a las más diversas actividades con ánimo y tesón. No esperan ayudas del Estado ni promesas demagógicas. Lo que los motiva es salir adelante por su propio esfuerzo en un país que los acoge.

Los paros convocados por el Pit-Cnt en los que se reiterarán una tras otra las mismas consignas de siempre, no solucionan el problema de la pobreza y en todo caso lo agravan.

El país requiere encaminarse hacia el porvenir sin más demagogia ni reclamos por temas que no exigen discusión sino solución.

Pensar en positivo, sin revanchismos y con real espíritu solidario aportando ideas para erradicar ese drama social haciendo crecer al país al mismo tiempo, será mucho más productivo y a todos nos hará bien.

En Uruguay, el tiempo de atizar los odios de clase ya pasó.

Bajo estas nuevas consignas, los pobres dejarán de ser eternos rehenes de una ideología y dejarán además de ser pobres en función de su propio esfuerzo, por derecho, sin ser utilizados con fines electoreros y sin perder bajo ningún concepto su dignidad.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Actualidad

Retrocediendo tres casilleros

Uruguay viene retrocediendo estos últimos días en diversas áreas, y el peor error sería no reconocerlo