Se acaba el tiempo de improvisar

Según informara el diario El País, el Pit-Cnt – una organización más política que laboral que se identifica con el Frente Amplio – anunció el pasado martes que solicitarán al Parlamento que se instale un «diálogo social» con todos los actores políticos y sociales involucrados, para que se debata sobre la reforma de seguridad social propuesta por el gobierno.

Al mismo tiempo y antes de debatir nada, haciendo alarde de su cada vez más disminuido poder y capacidad de daño, convocaron a una «gran movilización» esta vez con paro parcial el 16 de noviembre, en contra del proyecto. En paralelo, manifestaron una serie de críticas a la reforma propuesta, que no viene al caso considerar por haber sido emitidas tan solo como anuncios, sin que se hayan aportado, hasta el momento, fundamentos válidos y sostenibles.

Desde Libertad Responsable, consideramos grotesca la permanente actitud de crítica del Pit-Cnt, al tiempo que nos preguntamos si esa central sindical desconoce la realidad de la situación actual de la seguridad social o si tiene elaborado algún proyecto alternativo que por su eficacia pueda considerarse mejor al presentado por el gobierno.

Eso de criticarlo todo desde la oposición luego de haber gobernado por quince años con mayoría absoluta en el Parlamento, sin haber aportado solución alguna al problema, los deshabilita moralmente a seguir criticando cada cosa que se pretenda hacer, sin ofrecer con solvencia y seriedad alternativa alguna.

Esa actitud siempre destructiva, huele a torpeza, inseguridad e ignorancia. Tiene como denominador común el de ir siempre refrendada con las mismas proclamas, que se repiten constantemente, sea cual sea el asunto que se presenta.  Hay cero creatividad y ningún aporte en sus propuestas. Un mismo molde donde quienes lideran ordenan y sus seguidores – cada vez con menos convicción – acatan.  

Entendemos que el Pit-Cnt, como organización sindical, debería ocuparse primero de obtener su personería jurídica, luego de establecer la elección de autoridades por voto secreto – controlado por quien corresponda – y a partir de esa nueva etapa, ubicados en su real estatus social y político dentro de esta democracia, plantear las soluciones que consideren aplicables para su consideración.

Lo de oponerse a todo y criticar por criticar sin aportar nada constructivo camuflados con el Frente Amplio, lo único que les genera a ambos, es desgaste.

¿Será que no lo perciben?

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

La Trampa del Plebiscito

En nuestro país, la propuesta de un plebiscito para reformar la seguridad social ha desatado un