Conceptos sobre la inflación

Últimamente estamos escuchando sobre las subidas de los precios, las diferentes propuestas de sectores políticos y sindicales para “luchar” contra la inflación como si se tratase de un fenómeno importado, multicausal, demoníaco y resultado de la especulación capitalista. Pero nada mas lejos de la realidad.

Primero que nada, vamos a definir a la inflación como un fenómeno monetario que deriva en el aumento sostenido y generalizado de los precios, ¿y que significa que sea un fenómeno monetario? Significa que la inflación está directamente relacionada con la política monetaria de lleva adelante un Banco Central. A lo largo de la historia han existido muchas monedas como la sal, seda, pieles, plumas, metales como el oro, plata, cobre, hierro y hasta el papel, el aspecto en común que tuvieron todas ellas es que cada una en su momento era aceptada como medio de cambio, como unidad de cuenta para poder valuar todos los bienes de la misma manera, y como reserva de valor para generar ahorro. ¿Existía la inflación cuando no existía la moneda que hoy conocemos? Por supuesto que si, y ya entramos en otro concepto, cuando la cantidad de la moneda excede a la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar con ella, su precio tiende a bajar. Por ejemplo, supongamos que tenemos una economía en la cual existe un solo bien como una manzana, la moneda de cambio es la sal y el precio por una manzana es de un kilo de sal, ¿Qué sucede si la producción de sal se duplica? Vamos a tener dos kilos de sal en toda la economía para comprar una sola manzana, por lo tanto el nuevo precio va a ser dos kilos de sal por manzana. Para que el precio de la manzana se mantenga al mismo nivel hay dos alternativas, o no se produce mas sal, o se producen mas manzanas para que la relación entre la moneda y el bien se mantenga estable.

Viajemos varios siglos para encontrarnos en la actualidad, hoy día en todas las economías del mundo, las monedas aceptadas son los billetes de papel y monedas, ¿en que se diferencian de las monedas antiguas? En dos aspectos, la primera diferencia es que la “producción” de la moneda la realiza un único ente que es el Banco Central y la segunda radica en su valor intrínseco, por ejemplo, si toma dos billetes, el de mayor valor y el de menor valor, la única diferencia entre ellos serán los colores y los valores impresos, pero el valor propio que tienen es el de un trozo de papel, en cambio, cuando las monedas eran acuñadas en oro y plata, el valor de esa moneda se lo daba justamente la cantidad añadida de dichos metales. Como se podrá imaginar, al igual que con la sal, su precio va a depender de la cantidad “producida”, cuanto mas dinero exista en el mercado, mas bajo será su valor siempre que la cantidad de bienes y servicios que se puedan comprar con él se mantengan, y en contraposición, cuanto menos dinero exista en la economía, mas alto será su valor, el mismo ejemplo que la sal y la manzana. Ahora bien, si la cantidad existente de dinero afecta su precio, como cualquier bien y servicio de la economía, no estamos frente a un aumento de precios cuando nos enfrentamos a una góndola en un supermercado, lo que estamos viendo es una pérdida de valor de la moneda. Antes de que usted piense que estoy loco, porque ve que efectivamente los precios de los bienes y servicios suben y tiene razón, vayamos por el absurdo: si el dinero es el que pierde valor, se debería re expresar en cada billete y en cada moneda que usted tenga en su poder, su nuevo valor nominal, imagínese yendo todas las semanas al Banco Central a que le cambien o le estampen en él, el nuevo valor, imagínese que la cuenta bancaria en pesos uruguayos que tenga se vea reducida cada semana por la perdida de poder adquisitivo, efectivamente sería muy absurdo. No es el valor nominal de la moneda el que se ajusta, sino todos los demás precios que se expresan en esa moneda, por esa razón, por definición, deriva en un aumento generalizado de los precios. A posteriori y cuando hay alta inflación, los Bancos Centrales comienzan a emitir billetes y monedas de denominaciones mas altas agregándole ceros hasta el infinito pero solamente con el fin de hacerle la vida mas fácil, y que no tenga que salir al mercado con una carretilla cargada de billetes.

Ahora bien, nos resta entender el por qué es un aumento sostenido. Sencillamente porque si el aumento de precios no fuera sostenido en el tiempo y tuviera variaciones a la baja y al alza, sería fruto de las variaciones de algún bien o servicio que forma parte de la estructura de costos de todos los demás precios. Las variaciones en los precios del petróleo, por ejemplo, terminan modificando la estructura de costos de prácticamente todos los demás bienes y servicios, porque el combustible es usado en algún momento de la producción o transporte de cualquiera de los bienes o servicios que consumimos diariamente. Esas variaciones no suponen inflación porque no están relacionadas con el precio del dinero, sino con situaciones particulares del combustible.

Tras todo lo anterior, ¿Qué sucede en nuestras economías? Sucede que la emisión de moneda es utilizada para hacer política y pagar la fiesta. En un artículo anterior habíamos hablado de las formas de financiamiento del Estado y la emisión de dinero es una de ellas.

La inflación es un impuesto ilegal. Supongamos que el Banco Central emite dinero para que el gobierno central pueda hacer frente a sus gastos, ese dinero que el Banco Central inyecta en la economía no genera inflación de forma inmediata, por lo que los receptores en primera instancia de ese dinero recién creado no se ven afectados, el problema sucede cuando ese dinero comienza a circular, y como ya vimos, existe mas dinero que los bienes que se pueden comprar con el. ¿Qué sucede? Que el gobierno central financió sus gastos con una posterior perdida de poder adquisitivo de la moneda, perjudicando a los tenedores de su moneda, generando una transferencia de poder adquisitivo desde el ciudadano al gobierno central de forma no legislada. ¿a quién perjudica? A los que menos tienen, sencillamente porque son quienes no tienen capacidad de ahorro en otra moneda de respaldo, y por ende, cada vez pierde mas poder de compra sin posibilidad de resguardo.

Para concluir, ¿Cuál sería la forma de evitar la inflación? Sencillamente la contraposición al causante, frenar la emisión de dinero y que acompañe la cantidad de bienes y servicios que se puedan comprar. No se trata de no emitir, se trata de acompasar la emisión con el crecimiento de la economía. El problema mas grande no es económico sino político, ya que debe existir la voluntad política de dejarle a los bancos centrales cumplir con su cometido esencial, o al menos el que debería ser, de preservar el valor de la moneda. Resulta muy tentador para la política contar con una fuente de financiamiento para su propio beneficio sin que suponga un costo político ni traiga consecuencias a corto plazo. Cuando escuche a un político esbozando propuestas de reactivación económica a través del aumento del gasto público, y cuya financiación no suponga ni un aumento de impuestos, ni una reducción de otros gastos, y ni siquiera a través de un préstamo, desconfíe y hágase la idea de que lo pagará usted con la pérdida de poder adquisitivo de sus ingresos y sus ahorros.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

La culpa es del bloqueo

A esta altura se trata de una verdad indiscutible. Esta semana hemos presenciado atónitos, como hacer

Actualidad

Siempre se puede estar peor

En épocas angustiantes predomina una tendencia muy popularizada que invita a creer que la mala situación

Actualidad

De lo conceptual a lo instrumental

Las sociedades perciben intuitivamente que las transformaciones son indispensables, pero no tienen plena consciencia de los