La importancia del contralor

Bajo el título Los megaproyectos globales de China se están desmoronando, La Tercera de Chile da cuenta de una publicación aparecida en el New York Times hace algunos días. Lo allí denunciado, podría poner al descubierto la situación de riesgo de distintas grandes obras financiadas y ejecutadas en distintos países, por el gigante asiático.

Allí se señala que, en Latinoamérica, los países más endeudados con China serían Venezuela, Brasil y en tercer lugar Ecuador. Este último país se destaca por la dimensión de la inversión recibida y su consiguiente endeudamiento, en relación con el tamaño de su economía.

Hasta aquí el artículo no generaría más repercusiones que la de entregar una información que está al alcance de todos quienes se interesen en obtenerla.

El tema cambia de matiz, cuando los periodistas que lo originan comienzan a describir el estado de alarma que al parecer muchas de esas obras estarían generando, en especial una gran represa construida en Ecuador para la instalación de la planta hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Construida en el curso del río Coca e inaugurada en 2016, la obra estaría presentando un acelerado deterioro y posible riesgo de colapso.

La mayor parte de las inversiones chinas en Ecuador, se habrían producido durante la presidencia de Rafael Correa.

Es indudable que las instituciones de cada país son las encargadas de velar y corregir los desvíos que ya sea por corrupción, o por simple ausencia de contralor, puedan llegar a producirse.

La sola referencia a Rafael Correa, expresidente de Ecuador quien actualmente reside en Bélgica como asilado político, nos lleva a recordar el episodio uruguayo que lo vinculó al exvicepresidente Raúl Sendic a su paso por ANCAP, hecho que involucró además a la empresa Trafigura especializada en negocios petroleros, entre otros rubros.

Las conclusiones a las que pueda arribar la investigación de los hechos denunciados por el periódico neoyorkino, no afectarían a países que como Uruguay, cuentan con instituciones confiables.

Así lo constata el Índice de Percepción de la Corrupción  recientemente publicado por Transparencia Internacional. El país se ubica en el puesto catorce del mencionado ranking a nivel global, junto a Canadá, Estonia e Islandia, siendo líder absoluto en la región, seguido por Chile en el puesto veintisiete.

Esta situación, podría evidenciar que estos dos países cuentan con instituciones y sistemas de contralor de los que algunos de sus vecinos podrían carecer, generando riesgos como el que se estaría investigando en Ecuador y dificultando el libre comercio que tantos beneficios genera a aquellos que lo practican.

Tal vez allí radiquen los más complejos puntos de discrepancia que surgen de inmediato a la hora de buscar mercados y aliados comerciales por fuera de ciertos feudos económicos proteccionistas.

Y tal vez sea esa la razón de fondo por la cual un país como Uruguay es mal mirado desde el cerno del Mercosur, a la hora de plantear su modernización.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Un decreto autoritario

Más Estado, más burocracia, más multas que aplicar y una tendencia preocupante al autoritarismo. Esta es