Universidad tecnológica en territorio

En la web de UTEC, la Universidad Tecnológica del Uruguay, puede leerse que se trata de “una propuesta de educación terciaria universitaria pública de perfil tecnológico, orientada a la investigación y la innovación. Comprometida con los lineamientos estratégicos del país, abierta a las necesidades del Uruguay productivo, que tiene entre sus objetivos centrales hacer más equitativo el acceso a la oferta educativa en el interior del país.”

UTEC propone “un modelo educativo flexible y abierto al mundo”. Su formación académica incentiva la actitud emprendedora, la innovación, el trabajo en equipo y el desarrollo de aptitudes y habilidades.

Esta Universidad abarca las regiones Norte, Centro-Sur y Suroeste concentradas en tres Institutos Tecnológicos Regionales (ITR), ubicados en diferentes lugares del interior del país, según el relevamiento de las necesidades de formación. A partir de este último y en adelante, la UTEC construye un diálogo con el entorno, articulando las actividades de la región en su rol como agente de desarrollo territorial.

Según la planificación realizada el año pasado, que abarca la estrategia de UTEC hasta el 2025, para Maldonado, Rocha, Lavalleja y Treinta Tres existirá un nuevo ITR. Sin embargo, el futuro de las autoridades de la Universidad se encuentra en cuestionamiento.

En la nota de El País del 23/7/22 titulada “Las autoridades de la UTEC piden establecer un nuevo gobierno definitivo” se expresa que la disputa en el Parlamento es en torno a la co-gobernabilidad vinculada a la autonomía del centro.

Es importante destacar que desde sus inicios en 2012 la UTEC funciona por un Consejo provisorio señalado por el Poder Ejecutivo con venia del Parlamento. Si bien este mecanismo se menciona en la ley que permitió la fundación de la Universidad, hasta el día de hoy, no se han conseguido las mayorías especiales que requiere su aprobación. Los diferentes gobiernos que han pasado hasta la fecha, consideraron que “el consejo permitía el buen funcionamiento de la Universidad, aunque momentáneo.” ¡Qué interesante que el término momentáneo continúe siendo válido luego de diez años! Lo que nos lleva a pensar: ¿Será necesario que cambie la estructura del gobierno de la UTEC? Por lo visto hasta el momento, la Universidad se ha formado, ha crecido y  ha funcionado de forma muy eficiente. Dicen por ahí que: equipo que gana no se toca ¿Por qué cambiar entonces?

Para Rodolfo Silveira, integrante del consejo desde el primer año, “‘estamos acostumbrados a la estructura de cogobierno de la Universidad de la República (Udelar), pero no es el único formato existente’”; mencionó además que “‘… es necesario tener en cuenta que se trata de una universidad nueva y pequeña en su cantidad de estudiantes. Estos son aspectos que diferencian lo que puede ser la manera de resolver en relación a la Udelar.’”

Pablo Da Silviera, ministro de Educación y Cultura, si bien no se explayó demasiado, afirmó que se está trabajando en un proyecto de ley para que la UTEC tenga un gobierno definitivo. Este hecho genera posturas desencontradas en los partidos políticos: la más moderada según lo indagado por El País, es la de Carmen Sanguinetti, senadora del partido colorado, quien menciona que “la UTEC necesita una gobernanza más ingeniosa y aggiornada al siglo XXI”, aunque considera que se debe terminar con las prórrogas que se han otorgado hasta el momento. Nicolás Lorenzo, integrante de la Comisión de Educación y Cultura, afirmó que “es necesario resolver este dilema ‘antes del 1º de diciembre’”, porque esta es la fecha límite de la última extensión del Consejo provisorio, que en la actualidad está integrado por Andrés Gil desde el 2018; Graciela Do Mato desde el 2015 y Rodolfo Silveira desde un comienzo.

En el documento que cuenta la historia de UTEC desde el 2013 al 2020 con el título “Viaje al interior de un proyecto país” puede leerse lo siguiente: “UTEC es consciente de que muchas innovaciones tecnológicas con las que forma a los estudiantes hoy seguramente queden obsoletas poco tiempo después de que estos egresen. Por ello es pertinente educar para el mañana, brindándoles las habilidades y capacidades para reinventarse, para emprender, para entender que innovar es aprender de los errores y ser resilientes. Personas capaces de hacerse un lugar en el mundo laboral del futuro, capaces de crear y, con sensibilidad, procurar solucionar problemas de su entorno.” En mi opinión, la definición de la estructura organizacional y la forma de gestión de la UTEC requieren de la misma visión, flexibilidad y resiliencia (reinventarse para el futuro) recién mencionadas.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Lo que importa es el modelo

Las últimas encuestas de opinión dan cuenta de que más allá de las acostumbradas variaciones de