La Caja Bancaria también en problemas

La Caja Bancaria está con problemas financieros al igual que la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios (CJPPU) como hemos mencionado en artículos anteriores.

No vamos a hablar sobre el concepto que tenemos desde este lugar sobre los sistemas de reparto porque ya lo hemos abordado, pero si es importante, en el caso de la Caja Bancaria, visualizar los idas y vueltas que existieron en el ultimo tiempo entre el gobierno y AEBU, y la falta de reconocimiento de la situación de parte de éstos últimos.

El 26 de abril de 2022 se publicó una noticia en El Observador en la cual se mencionaba, a raíz de una publicación del experto en seguridad social, Roberto Saldain, que la situación de la Caja Bancaria era comprometida y se quedaría sin financiamiento entre cuatro y cinco años. Según una consultoría técnica realizada por un ejecutivo del BID a pedido del gobierno nacional, dicha caja quedaría sin reservas en 2024 y el fondo forestal que también lo tiene ésta caja, se quedaría sin reservas en 2026 y 2027.

La respuesta de AEBU fue que estaba prevista la situación y que a largo plazo estaba asegurada su viabilidad

El 27 de julio de 2022, el Ministro de Trabajo, Pablo Mieres, declaró a los medios que la Caja Bancaria tenía problemas de financiamiento y que su patrimonio no era suficiente para cubrir el déficit a corto plazo.

Al día siguiente, en Radio Camacuá, la radio de AEBU, el representante de dicha asociación, Leonardo Di Doménico, calificó a las declaraciones del ministro como “absolutamente inconvenientes, inadecuadas y no se ajustan a la realidad material de la Caja Bancaria” y adicionalmente hizo énfasis en “transmitir absoluta tranquilidad de que la Caja Bancaria no ha explotado y sigue honrando sus compromisos”

El 22 de febrero de 2023, mediospublicos.uy, que es el portal del conglomerado de medios públicos del país, publicó una noticia en la cual se mencionan algunos aspectos interesantes.

Primero, mencionan que a través de un documento interno de AEBU al cual accedieron, la directiva de AEBU expresa que “La evolución creciente del déficit de Caja Bancaria ha llegado a una situación extrema, lo que obliga a tomar medidas en forma urgente para cerrar el año 2023 cumpliendo con sus obligaciones.”

En segundo lugar, siendo consultado Rodolfo Saldain, expresó, según el medio, que “la caja bancaria está en una situación que no le garantiza llegar a final de este 2023 correctamente con sus obligaciones, entre ellas el pago de las pasividades.” Y además, la noticia acota que Saldain aclaró que “la situación es extremadamente grave y que las autoridades de la caja bancaria y el propio sindicato no lo admitían hasta hace unas semanas.”

En definitiva, como siempre, el asociado que es quien aporta su dinero en buena fe, es el que terminará perjudicado si la Caja Bancaria no puede afrontar el pago de sus obligaciones. A las cajas privadas como la bancaria y la de profesionales no las tienen que rescatar los contribuyentes del fisco que nada tienen que ver, y respecto a las cajas públicas con dificultades financieras como el propio BPS y la militar, no justifican su existencia si continuamente quiebran y se les cambian las condiciones a los aportantes.

Como perlita de todo el tema, el 7 de diciembre de 2022, AEBU hizo un paro parcial zonal entre las 16 y 18 horas de todas las empresas ubicadas en Cordón entre las calles Tacuarembó y Bulevar Artigas como expresión de defensa a la Caja Bancaria, su autonomía y en contra de la reforma de la seguridad social impulsada por el oficialismo. En el discurso realizado por el Director del BPS en representación de los trabajadores, Ramón Ruiz, se habló sobre la reforma de la seguridad social, y que ésta “equivocadamente sigue privatizando la seguridad social», ya que «se quiere extender el régimen de ahorro individual para todas las cajas».

Sería muy positivo extender el régimen de ahorro individual porque refleja el aporte de dinero mas genuino en carácter personal como lo es el ahorro, donde a cada persona le pertenezca realmente su dinero en tiempo presente, y con una mínima formación financiera pueda decidir que hacer con el. Nunca va a ser viable un sistema de reparto donde un trabajador aporta su dinero y recibe una promesa de que en el futuro algo incierto va a recibir, porque ni va a recibir lo que generó su dinero, ni el sistema soportaría hacerlo.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Lo que importa es el modelo

Las últimas encuestas de opinión dan cuenta de que más allá de las acostumbradas variaciones de

Actualidad

Esta boca sí es mía

La secretaria de Adeom, Valeria Ripoll, se integró al programa de televisión Esta Boca es Mía,