El rol del Estado en el Patrimonio cultural del país

En los próximos meses comenzarían las obras para la construcción de un tramo doble vía en los accesos a Colonia, por Ruta 1. La licitación está prevista para julio, según el programa de inversión en infraestructura vial del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), sin embargo, hasta la fecha, aún está pendiente resolver el destino de las palmeras que bordean la ruta entre la radial de Tarariras y la capital de Colonia.

Esta no es la primera vez que las decisiones del MTOP generan conflictos con los pobladores de la zona dónde se realizan obras públicas. En octubre del año pasado, la Dirección Nacional de Vialidad autorizó el retiro de seis palmeras en el entorno del kilómetro 173 de la misma ruta, con el objetivo de construir una parada de ómnibus y el acceso a la misma, que habían sido solicitados por 50 vecinos. No obstante, sólo consiguieron retirar cuatro ejemplares, porque las protestas de los pobladores, incluso algunos se atrincheraron en torno a ellas, alcanzaron a detener las obras para cuando faltaban retirar las dos últimas palmeras. Los vecinos consideraron los trabajos que se estaban realizando como ‘una agresión’ al patrimonio del departamento; y si bien estaban a favor de la instalación de la parada, “‘… no era necesario hacer ese retiro de palmeras ya que en ese lugar hay una calle paralela a la ruta por la cual pueden entrar los ómnibus’”

En aquel momento, la directora de Obras del contrato de mantenimiento de la Ruta 1, Myriam Grill, había dicho que las 6 palmeras serían trasplantadas, pero según Mildred Sonderegger, periodista de Canal 3 de Colonia, “‘La Dirección de Higiene dice que jamás fue informada, que fueron mal arrancadas, que no hay maquinaria para trasplante y que por ende eso es imposible’

Finalmente, lo que se hizo fue la readecuación del proyecto sin necesidad de retirar las palmeras.

En esta oportunidad, ante la realización de obras en los accesos a Colonia, La Diaria entrevistó al ministro José Luis Falero que, ante la pregunta por el destino de las palmeras, afirmó que ‘la idea es reubicarlas’ pero también mencionó al respecto: “‘Los uruguayos somos conservadores. Imaginen que en los últimos tiempos tenemos en los siniestros de tránsito un alto número de personas que pierden la vida como consecuencia de salirse de la faja y pegarse contra un árbol. Muchos, gente joven. Y todavía tenemos gente que defiende la ubicación de una palmera.’”

Pero también afirmó: “Yo no digo que no defiendan la palmera, pero la ubicación de la palmera para mi es incomprensible”. “Al vecino que nos diga: ‘Yo tuve la palmera siempre enfrente a mi casa y no la quiero perder’ le vamos a dar la chance de que la tenga, pero del lado de su terreno, no en la ruta”  (Todas las citas fueron extraídas de la nota de Infobae del 20/06/22 titulada “Las palmeras de la ruta a Colonia desatan una disputa en Uruguay”).

Lo último que se habló al respecto fue publicado este viernes 24 en La Diaria, dónde se menciona que Carlos Moreira, el intendente departamental, en entrevista con Falero, le pidió “‘conservar las palmeras que se ubican en la ruta 1 y buscar otra alternativa para la construcción de la nueva vía’…”

A lo que yo me pregunto: ¿tan difícil es pensar desde un principio en realizar obras que contemplen el patrimonio cultural del lugar? ¿Será posible que se construya la ruta, de tal forma que las palmeras que forman parte del paisaje, no sólo para los lugareños sino también para los turistas, continúen ubicadas en el mismo lugar dónde están hace más de setenta años?

Ya hay antecedentes que la reubicación de las palmeras no es una alternativa viable para el Estado; además, de conseguirse lo necesario para hacerlo, ¿Qué garantías hay de que estos seres vivos resistan el estrés que seguramente le genere su talado y su posterior replantación?

Por todo lo comentado anteriormente, considero fundamental que los líderes políticos se instruyan en educación patrimonial que, al entender de Delors (1999), “… es un campo emergente de la educación cuya preocupación fundamental pone su foco en el conocimiento, la valoración y la conservación y la difusión del patrimonio cultural y su rol como generador de sentidos de identidad y de pertenencia social. Ya desde fines del siglo XX la UNESCO define a la educación en una perspectiva temporal amplia, como un proceso a lo largo de toda la vida y un instrumento que permitirá alcanzar los ideales de paz, libertad y justicia social donde los ciudadanos aprendan a través del diálogo a vivir con sus diferencias”.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

Realismo mágico y sindicatos

Una famosa canción de Roberto Carlos, dice en su primera estrofa lo siguiente: “Yo sólo quiero

Actualidad

La grieta oriental

Atendiendo al título con el cual hemos bautizado esta columna, cualquier lector de la región, medianamente