La renuncia de Peña y el hundimiento del Partido Colorado

La semana pasada hablamos sobre los casos de políticos y funcionarios del Estado que ostentaban títulos que no poseían y dentro de los nombres que manejamos, el último caso, fue el del Ministro de Ambiente, Adrián Peña quien no era Licenciado en Administración de Empresas.

La situación de Peña desembocó en la renuncia a su cargo en el ministerio el día 30 de enero,  y su posterior licencia a su banca en el senado, a la cual por lo pronto, volverá a ocupar a su regreso.

El presente del Partido Colorado, colectividad a la que pertenece Peña, no deja de sumar sin sabores desde que volviera al gobierno con la Coalición Republicana luego de mas de 20 años sin ser el partido político elegido por los ciudadanos para estar a la cabeza del gobierno.

Desde la asunción de Lacalle Pou como Presidente hasta la fecha, hubo 7 ministros que cesaron en sus funciones, 3 de los cuales tienen afiliación al Partido Nacional y 4 al Partido Colorado.

Del Partido Nacional fueron: Pablo Bartol por renuncia al Ministerio de Desarrollo Social; Jorge Larrañaga, por fallecimiento, al Ministerio del Interior; y Luis Alberto Heber por renuncia al Ministerio de Transporte y Obras Públicas para suplir la vacancia en el Ministerio del Interior.

Del Partido Colorado fueron: Carlos María Uriarte removido del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca; Ernesto Talvi por renuncia al Ministerio de Relaciones Exteriores; German Cardoso por renuncia al Ministerio de Turismo y Adrián Peña por renuncia, como ya mencionamos, al Ministerio de Ambiente.

La salida de Carlos María Uriarte del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca fue anunciada por Lacalle Pou y pedida por el coordinador del sector Ciudadanos y hoy exministro de ambiente, Adrián Peña, luego de un cúmulo de declaraciones que causaron polémica en la interna del gobierno en referencia a la postergación en una oportunidad del aumento del combustible y a la suba del dólar en el contexto de la pandemia. El golpe de gracia se dio cuando China inhabilitó la importación de carne uruguaya procedente del frigorífico BPU por temas de nomenclaturas en el etiquetado de la carne, que Uruguay había modificado.

Germán Cardoso, del sector Batllistas, renunció al Ministerio de Turismo en el contexto de una denuncia en su contra por parte del Director de Turismo, Martín Perez Banchero, quien adujo que fue despedido por no haber accedido a firmar compras directas que no estaban de acuerdo a las normas

La salida de Ernesto Talvi fue un tanto particular, luego de haber salido victorioso en las elecciones internas del Partido Colorado por el sector Ciudadanos, había sido de los ministros con mayor exposición hacia el inicio de la pandemia y, a cuatro meses de la asunción, decidió renunciar a su cargo de ministro y a su banca de senador, expresando en una carta que, aunque intentó hacer lo mejor, no era lo suyo.

La subsecretaria de Relaciones Exteriores Carolina Ache, designada por Lacalle Pou para esa labor, y ratificada en el cargo por el mismo una vez que Francisco Bustillo asumió como ministro de la cartera, renunció posteriormente a su cargo y al sector político Ciudadanos,  cuando se vió involucrada en la polémica expedición de un pasaporte uruguayo al narcotraficante Sebastián Marset.

Toda esta situación para el Partido Colorado, lejos de otorgarle una nueva oportunidad y un trampolín para posicionarlo en la pelea electoral de cara a 2024 y 2028, termina siendo un ancla para dejarlos estancados y hundiéndolos más de lo que ya venían.

Recordemos que hacia el final del gobierno de Jorge Batlle, con las secuelas de la crisis bancaria y cárnica, con el nivel de aprobación popular del presidente por el piso y con el Frente Amplio frotándose las manos por alcanzar el gobierno, fueron en vano los esfuerzos del candidato colorado Guillermo Stirling por mantener su partido en el gobierno, alcanzando tan solo el 11% de los votos.

Lo que vino después no fue mucho mejor, en las elecciones del 2009 y 2014, Pedro Bordaberry alcanzó el 17% y 13% respectivamente y en las elecciones del 2019, Ernesto Talvi el 12%.

No parece ser alentador el futuro del Partido Colorado. Entre la escasa renovación, la permanencia eterna de algunas de sus figuras, la poca popularidad que ostenta, los problemas en los que se ven envueltos sus figuras visibles, su enorme tradicionalismo, conservadurismo y perfil socialdemócrata, mas que con posibilidades de salir a flote, están en posición de acentuar el hundimiento.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Política

La democracia y sus infiltrados

A lo largo de sus doscientos años de historia, las naciones sudamericanas han atravesado por diferentes