Bajando los impuestos antes de las elecciones

La Intendencia de Montevideo comunicó a los contribuyentes y a la sociedad en general que a partir del 1º de enero de 2024 habrá una rebaja en la contribución inmobiliaria.

La comunicación de la IM a través de su director del Departamento de Recursos Financieros, Mauricio Zunino, se centra en que “más del 70% de los padrones tendrán una rebaja real a nivel inmobiliaria. Cualquier inmueble, sin importar su ubicación, que cumpla con el valor catastral va a tener el beneficio”. El valor catastral máximo que deberá tener el inmueble para hacerse beneficiario de la rebaja es de U$S160.000.

El contexto se da en la presentación del balance de gestión de 2022, en el cual se dio a conocer que la IM tuvo un superávit consolidado de $82 millones.

Y dejémoslo claro, siempre estaré de acuerdo con la rebaja de tributos sea de la naturaleza que sea, el cuestionamiento se genera por el contexto, y el modelo de financiamiento. Tengamos en cuenta que en marzo de 2023 la propia IM realizó un aumento de hasta el 28% de la contribución inmobiliaria que afectó a 12 mil padrones considerados de mayor valor. Considerando que la baja de la contribución a partir del 2024 abarca a 350 mil padrones, la cuenta es clara, para el año electoral que se viene sacrificamos 12 mil votos para ganar 350 mil.

En Argentina sucede algo similar pero aún mas evidente, a un mes de las elecciones generales el Poder Ejecutivo aumentó el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias Brutas llevándolo al equivalente de 15 Salarios Mínimos, Vitales y Móviles (aproximadamente U$S 2.700, a tipo de cambio de mercado al día de la fecha).

Adicionalmente, el agro, que es un sector castigado por la mano del Estado desde el punto de vista tributario y la administración de divisas, recibió la noticia de que las retenciones a las exportaciones de productos y subproductos lácteos quedan suspendidas por 90 días.

Al gobierno argentino, poco parecería importarle la forma por la cual va a financiar la reducción impositiva, de todas maneras, ya viene encontrando la “solución” a este problema desde hace tiempo, financiándose a través del Banco Central y con una inflación que en agosto fue del 12.4%, la más alta de los últimos 30 años. Bajo su concepción, será problema del próximo gobierno, así que para ellos, tal problema no existe.

Las rebajas de impuestos siempre son positivas siempre y cuando vengan acompasadas de una reducción del gasto, sino ya sabemos que son temporales, artificiales, con un fin especifico, populista y la antesala de que a corto plazo vuelvan a subir.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Iniciativas

Economía circular

Tal como comentaba en el artículo anterior, la mayoría de las iniciativas ciudadanas nacen de observar