Proyectos, reseñas e intenciones

Los riesgos de radicalizar los discursos y de buscar el acceso al poder de grupos que camuflados como liberales terminan demostrando fanatismo e intolerancia muy poco compatibles con la idea liberal, ya han sido abordados recientemente por nosotros (Cuando el liberalismo es dogma).

En aquella ocasión, basábamos nuestro análisis en un artículo de Natalia Uval, publicado en La Diaria – medio del cual es directora – titulado Los vínculos de la ultraderecha española en Uruguay y su “guerra cultural”.  

Lo interesante de esa nota, era que allí se hacía referencia a las relaciones del partido de ultraderecha español Vox, con ciertos movimientos uruguayos. Presentados hasta ahora ante el electorado como ubicados al centro del espectro político, dentro de un partido tradicional y bajo la bandera del liberalismo, esos grupos políticos serían en la práctica claramente definibles como ultraderechistas.

Siguiendo con la línea editorial que caracteriza a La Diaria, Camilo Salvetti publica y analiza el sábado 11 de febrero bajo el título ¿Qué esconde la derecha radical? Epidemia Ultra, un proyecto que bucea en los discursos extremistas, extractos de una entrevista. Franco Delle Donne, el entrevistado, es doctor en Comunicación y analista político radicado en Alemania y dirige el proyecto al que refiere la nota.

Epidemia Ultra, analiza los orígenes y el avance de los partidos de ultraderecha en Europa y América. Hacia el final de la entrevista, una pregunta del periodista lleva al entrevistado a salirse algo de contexto y mostrar su verdadera preocupación:

“Sin pedirte que hagas futurología, ¿hacia dónde creés que puedan llegar estos movimientos o estos partidos?”

A lo que el analista responde: “Tal vez la pregunta la podemos responder mirando la actitud del resto de los partidos, poniéndolo desde la otra perspectiva. Entonces creo que es un escenario bastante pesimista y negativo si el resto de los partidos políticos, del país que sea y de la ideología que sea, decide copiar la forma de hacer y el discurso de la derecha radical pensando que así se consiguen votos o que así es fácil entrar y enamorar y seducir electorados.”

Los ultraderechistas, cuyas ideas políticas suelen “atarse” – y valgan la redundancia y el simbolismo – con el fascismo, tienen todo el derecho a manifestarse en democracia participando en elecciones y buscando el poder a través del voto popular. No podría ser de otra manera cuando el Partido Comunista lo hace sin ningún tipo de impedimento. Eso se llama democracia.

Lo que no puede ocurrir y lo seguiremos señalando, es que quienes así conciben la política o bien sus opositores – que intentan aquello de “matar dos pájaros de un tiro”- pretendan mimetizar extremismos con liberalismo.

El pensamiento liberal, que constituye una filosofía de vida y no un partido político, representa los principios de libertad – en el más amplio sentido de la palabra – igualdad ante la ley, moral, ética y solidaridad. Valores todos que hacen al sentido común de muchos ciudadanos y que jamás podrían ser compatibles con dogmas o fanatismos.

Es interesante destacar que los aportes de Franco Delle Donne a la política latinoamericana, no se reducen exclusivamente a observar con preocupación los movimientos de ultraderecha que puedan presentarse en la región.

En artículos publicados frecuentemente en Diálogo Político, blog de la Fundación Konrad Adenauer, el analista ha demostrado su preocupación por otro tipo de situaciones.

A modo de ejemplo, en La utopía democrática en América Latina, publicado el 23 de enero de este año, el autor hace mención del Índice de Democracia elaborado anualmente por The Economist – en referencia a Uruguay – y dice: “Sobre 167 regímenes analizados, existen solamente 21 calificados como democracias plenas en el Democracy Index 2021. En pleno siglo XXI, apenas 6,4 % de la población mundial vive en democracias plenas. Mientras tanto, la mitad padece regímenes híbridos o, directamente, autoritarios. En América Latina, sólo Uruguay y Costa Rica están consideradas democracias completas.”

Es de destacar que, en 2021, mientras muchos países mantenían encerrados a sus habitantes con motivo de la pandemia, Uruguay mantenía un nivel de amplia libertad. Su pleno ejercicio demostró la capacidad y civismo de sus habitantes para convivir en paz, aplicando el sentido común aún en situaciones tan extremas. Ese “descubrimiento” de nosotros mismos es algo que la sociedad toda todavía procesa.

Otro artículo del mismo autor entrevistado por La Diaria, publicado en Diálogo Político el 10 de febrero de 2023 – esta misma semana – Ortega, el último dictador, da cuenta de la tragedia que vive Nicaragua. Lo hace a partir de la noticia de la liberación y exilio en Estados Unidos de unos 200 presos políticos encarcelados y torturados en la nación centroamericana por pensar distinto y oponerse al régimen.

Las mencionadas publicaciones y sus propias declaraciones dejan en evidencia que a Delle Donne, más que la idea de enfrentar a una ultraderecha en franca competencia, le interesa la democracia y su funcionamiento en paz.

No tiene nada de malo que los medios de prensa se identifiquen con una determinada línea de pensamiento e incluso con un partido político.

Sin embargo, en ocasiones, la forma de presentar algunas informaciones podría llevar a quienes las reciben, a confundir las ideas o a malinterpretar las intenciones.

Respuestas a esta publicación

Compartir Este Artículo
Reciba Notificaciones
Más Noticias

Artículos relacionados

Actualidad

Prepararse para lo que viene

La mayoría se inclina por esperar, tomar una pausa, no avanzar en ninguna dirección apostando a

Política

El frágil argumento de la experiencia

No existen dudas de que cada elector tomará posición según su propio criterio. Sin embargo, los

Política

Argentina ya cambió

Lo electoral sigue siendo un misterio después de unas primarias que dejaron más dudas que certezas.